“Somos lo que comemos”. Como bien define este popular refrán, cualquier parte de nuestro cuerpo se alimenta de lo que nosotros ingerimos, por eso es vital comer de manera saludable y tener unos hábitos adecuados.

Si hablamos del correcto funcionamiento del organismo, tenemos que referirnos, sin ninguna duda, a la flora. Entendida como todos aquellos microorganismos que conviven en equilibrio con nosotros y que se encuentran tanto en la piel, como en el tracto urinario o en el digestivo, la flora juega un papel fundamental para garantizar un estado saludable en nuestro cuerpo. Tal es su importancia que cuando se rompe el equilibrio entre flora y organismo, aumentan las posibilidades de padecer enfermedades de todo tipo. De ahí la importancia de mantener a raya dicho equilibrio. Aunque parezca algo muy simple, este microsistema que se crea en nuestro cuerpo y que apenas percibimos juega un papel muy importante en la salud, pudiendo afectar al estado de ánimo, la inmunidad, la generación de enfermedades varias e, incluso, a nuestro comportamiento.

De este modo, son los alimentos los que han de ayudarnos a mantener esa flora en equilibrio, ya que de lo contrario, podemos padecer distintos problemas de salud, como sobrepeso, alergias, inmunodeficiencia… Un sinfín de enfermedades que podemos controlar con la alimentación.

Nosotros ayudamos al mantenimiento de este equilibrio con el consumo de probióticos y prebióticos, ya sea en la alimentación o con aportes externos

Probióticos y prebióticos, claves para mantener el equilibrio de la flora intestinal

Aunque la mayoría de las personas no tengamos constancia de ello, los alimentos considerados probióticos o prebióticos realizan una función esencial para mantener la salud de nuestro organismo. Tanto es así que muchos de los alimentos que consumimos a diario poseen este tipo de microorganismos vivos, desde el yogur y el kéfir, hasta la levadura y la kombucha, por ejemplo. Todos ellos, alimentos que son fermentados en última instancia por las bacterias sanas que se encuentran en nuestro intestino.

Pero a todo esto, ¿qué son los microorganismos prebióticos y probióticos? Mientras que primeros se definen como unas bacterias saludables que se añaden a nuestro sistema disgestivo, los probióticos son microorganismos vivos que se alimentan de estas mismas bacterias. Sin embargo, en ocasiones nuestro cuerpo puede perder una parte de sus bacterias probióticas y prebióticas, ya sea por una mala nutrición o por un mal procesamiento de los alimentos que consumimos. En estos casos, es necesario recurrir a suplementos que compensen este déficit, de forma que se incluya una combinación de estas bacterias o que sean específicos para tratar afecciones concretas del intestino o del aparato urinario.

Colicalmil
Colicalmil - 11,95 €

Megalevure 10 Sobres
Megalevure 10 Sobres - 10,99 €

Gran variedad de alimentos y suplementos ricos en bacterias saludables

Si nos centramos en los alimentos que contienen bacterias prebióticas, los más comunes son las frutas, verduras y cereales, especialmente aquellos con una gran concentración de carbohidratos como la fibra o el almidón que no son digeribles por el cuerpo

Los prebióticos son fibras vegetales especializadas o dicho de otra manera, actúan como fertilizantes, por lo que su función consiste en estimular el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. No obstante, hay que tener en cuenta que existe una larga lista de otros alimentos que contribuyen en el desarrollo de bacterias prebióticas. Algunos ejemplos son los espárragos o los ñames, aunque siempre es recomendable consultar con un especialista en nutrición para tener un listado completo y adaptado a tus necesidades nutricionales.

En relación con los suplementos ricos en microorganismos probióticos y prebióticos, hay marcas que, por ejemplo, se dedican al desarrollo de productos para combatir problemas de salud ósea o de control de peso, de manera que se favorezca el crecimiento de estos tipos de bacterias. En este sentido, la mayoría de estos artículos se caracterizan por tener un componente común, el lactobacilo, de los que hay más de 120 especies diferentes, y una docena de ellas se utilizan en productos probióticos.

Así, en el mercado podemos encontrar una gran variedad de productos con distintas especies de lactobacilos, de manera que se recomienda seguir una dieta saludable para mantener un equilibrio en el consumo de suplementos y alimentos prebióticos y probióticos.

Todo ello irá en beneficios de nuestra salud.